A la mujer de la residencia de ancianas y ancianos

Phebe Hanson, Poema original

Me contaste que cuando tenías ocho años, recién llegada
de Checoslovaquia, tu profesora te hizo memorizar
un poema que empezaba “Recuerdo, recuerdo
la casa en la que nací”. Sin saber
nuestro idioma, te aprendiste orgullosa todos los versos,
los practicaste una y otra vez delante del espejo,
pero el día de la presentación, al levantarte para recitar
delante de las familias y el resto de alumnas y alumnos,
sólo lograste decir “Recuerdo, recuerdo”,
habías olvidado el resto, y te sentaste de nuevo, avergonzada.

Ahora vives en esta residencia de ancianas y ancianos de diez plantas de altura,
donde casi todos los días, durante el primer mes, llorabas, muy sola
porque tu hijo se había ido a otra ciudad y no había podido
llevarte con él porque su nueva casa no era
lo suficientemente grande. Me dices que a veces esquivas
al profesor de manualidades, que quiere enseñarte
a convertir botellas de lejía de plástico en comederos para pájaros,
te escabulles hasta tu habitación, sintonizas la cadena de radio de Bohemia,
y bailas descalza tú sola, como solías hacer
años atrás en la casa donde naciste.

6 comentarios sobre “A la mujer de la residencia de ancianas y ancianos

  1. Gracias Tera, ¿es tuyo? es muy bello. Me ha gustado que baile en su habitación y que se resista a las “actividades” del monitor. Lo que no me gusta es el recurso de escribir con X las palabras para que no sean ni femeninas ni masculinas, sé que se hace mucho ahora , pero me parece una trampa para borrar la diferencia sexual, en especial la diferencia sexual femenina, el origen femenino de cada criatura humana, que nace de una mujer, de su madre y nace niña o niño. Creo que vivimos un momento de máximo desorden simbólico en este sentido, disfrazado de progresismo o de un falso afán inclusivo, que excluye principalmente a las mujeres, porque el pretendidamente  neutro hasta ahora ha sido masculino. Hay una forma de hablar y de escribir nombrando lo femenino y lo masculino, yo hablo y escribo así desde hace muchos años con placer y sin esfuerzo, porque lo necesito para entenderme y entender el mundo. Creo que esto es cada vez más necesario si una ve el mundo sexuado, como de hecho es, y le da importancia a haber nacido de sexo femenino, del mismo sexo que su madre. Si crees que la diferencia sexual no es insignificante ni banal, sino una fuente de significado inagotable que no se puede cancelar sin pérdida.No hagas caso si te dicen que hablar en femenino y masculino es repetir, una mujer no es un hombre.Tampoco si te dicen que resulta feo, para una mujer lo más feo es que la borren del la palabra.Menos aún si te dicen que es incorrecto, ¿respecto a qué? respecto a la máxima incorrección que es decretar desde las academias o universidades que lo masculino nombra lo femeninoUn abrazo Tera.Ana

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias, Ana. Llevo unos días meditando lo que me dices, que es muy interesante. Es difícil a veces saber qué opción es mejor. He cambiado las “x” por la palabra en femenino y masculino, para explorar esta forma, ya que, la “x” tiene para mí el problema de que no se puede leer, así que no soluciona realmente ningún problema. Y es verdad también que una mujer no es un hombre.

      La traducción me ha planteado otro problema de género… Traduje “teacher” por “profesora” y “recreation director” por “profesor de manualidades”, pero realmente no se puede saber si la poeta estaba hablando de una mujer y de un hombre respectivamente…

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s